Sobre mí

En 140 caracteres (o menos).

Me apasiona ver cómo la gente aprende.

David Vidal

En un párrafo.
Desde 2009 trabajo diseñando experiencias de aprendizaje, y ayudando a instituciones y centros educativos a imaginar (y crear) el futuro de la educación. Hubo un tiempo en que me dediqué en exclusiva a enseñar, y siempre que puedo busco oportunidades para volver a hacerlo en contextos formales e informales.

Un poco de historia.
Llegué a la enseñanza de ELE por casualidad. Terminando mis estudios de Filosofía en Granada me atraían los temas relacionados con el significado. Me entusiasmaban asuntos como la tesis de la indeterminación de la traducción de W.O. Quine, argumentos como el de la Tierra gemela de Putnam, y demás entretenimientos filosóficos. Decidí entonces estudiar Lingüística en Cádiz. Allí hice algunas asignaturas y cursos sobre didáctica de segundas lenguas y combinaba las clases de español para extranjeros con mi empeño por casar teorías filosóficas con teorías lingüísticas. El cognitivismo fue la llave a un universo de posibilidades infinitas.
En 2005 terminé mis estudios y dediqué gran parte de 2006 a descansar de la vida académica, después de visitar varios congresos, publicar un par de artículos y desencantarme de la vida en la universidad. Estuve a punto de comenzar un doctorado en la Universidad de Sevilla, aunque todo quedó en aguas de borrajas. Durante ese tiempo colaboré activamente con proyectoeLe, y conocí a muchísima gente interesante.
En agosto de 2006, Patricia y yo nos mudamos a los Países Bajos, toda una aventura. Aquí profesionalicé mi actividad como profesor de español y empecé a escribir e investigar de nuevo, lo que me ha abierto muchas puertas. He sido profesor colaborador del Instituto Cervantes de Utrecht durante dos años y medio. He dado clases en la Corte Penal Internacional de La Haya y en la Erasmus Universiteit de Rotterdam, trabajando en entornos internacionales con personas de muy diferentes culturas. También me encargué durante dos cursos de la dirección académica del departamento de Español del ITSB en Laren.
En septiembre de 2007 me embarqué en nodos_ele, un grupo de profesionales de la educación con inquietudes 2.0 3.0 digitales que reflexionan acerca de la integración de nuevas metodologías didácticas en contextos digitalizados. Nos conocimos casi todos en twitter.
En noviembre de 2007 empecé el Máster en Formación de Profesores de Español como Lengua Extranjera de la Universidad de Barcelona. No lo he terminado, a falta de redactar mi Memoria de Máster. De nuevo, la vida académica se interpuso en mis ganas de seguir aprendiendo.
A finales de 2008, y de la mano de Luis Soldevila, surgió la oportunidad de volver a España, y me trasladé a Pamplona para hacerme cargo de los Programas Internacionales del Center for Talented Youth (CTY) de la  Johns Hopkins University en España. Durante este tiempo coordiné la actividad de CTY España con la de CTY USA y el resto de oficinal al rededor de todo el mundo, a la vez que desarrollamos distintos programas de enseñanza/aprendizaje de ELE, tanto presenciales como online. Durante esta época pude trabajar con muchos alumnos de alta capacidad, y comprender cómo crear experiencias de aprendizaje como Hablapalabra podían ayudar a transformar la escuela tradicional y concebir la enseñanza de otra forma.
En ello estuve hasta febrero de 2010, momento en que Fundación Promete, fruto de un cambio de estrategia en su actividad, me propone trabajar como Responsable de Proyectos Educativos. Durante tres años de intensa actividad trabajamos intensamente para construir distintas acciones de innovación educativa, como Campus Promete, el desarrollo de Comunidad Promete, así como distintos programas de formación del profesorado, cooperación internacional para el desarrollo, etc… Entre otras instituciones, colaboramos estrechamente con el Gobierno de la Rioja, el Gobierno de Navarra, Plan Ceibal, la Universidad Europea de Madrid, El Ser Creativo, GNOSS, Didactalia, etc. Estoy especialmente orgulloso de haber podido diseñar una experiencia tan excitante para sus participantes como Campus Promete, por la que pasaron cientos de niños y niñas.
Durante un año, desde febrero de 2013, comencé a volar en solitario, desarrollando por mi cuenta proyectos de exploración educativa y consultoría. Además aproveché para dar rienda suelta a mis (pocas) habilidades musicales en The Royal Landscaping Society y, sobre todo, pasar todo el tiempo posible con Patricia y Mateo.
Un giro repentino de los acontecimiento me llevó a empezar a trabajar en Aonia Nueva Educación, un proyecto de consultoría educativa en el que, con un entusiasta equipo de colaboradores, estamos desarrollando proyectos de innovación educativa integrando tecnologías exponenciales. Ahora soy Responsable de Proyectos Educativos de la compañía, trabajando en distintos proyectos con el Bachillerato Internacional, Singularity University, el Ayuntamiento de Sevilla, etc… Hemos trabajado intensamente en la formación del profesorado, sobre todo en Competencia Digital Docente y explorando nuevas metodologías. Además, hemos creado nuestro propio laboratorio pedagógico, poniendo en marcha experiencias como Exponential STEAM.
Anuncios